Las armas menores en la Guerra del Pacífico

“Armas de menores de la Guerra del Pacífico” es un completísimo compendio de las armas de fuego, que los soldados de los tres países beligerantes llevaron consigo, a través de las distintas campañas de dicha contienda.

En las páginas de este libro, se presentan más de trescientas fotografías, dibujos y diagramas, muchos de ellos inéditos en Chile y otros, incluso de escasa difusión en el extranjero, donde se detallan los distintos tipos de revólveres, fusiles, carabinas, ametralladoras, granadas y tantos otros elementos ofensivos que, para aquellos años, constituyeron lo más avanzado en la tecnología de armamentos. No en vano, los fabricantes enviaron emisarios a estudiar el comportamiento de éstas, en ambientes tan hostiles como el seco desierto o la sierra peruana y las principales potencias extranjeras de la época, designaron “observadores militares” para verificar, entre otros, las tácticas y modos de empleo.

Dentro de la extensa bibliografía de la Guerra del Pacífico, no existía ningún estudio tan acabado y profundo sobre las armas de fuego ocupadas en aquel hecho bélico, como el que nos entrega Andrés Contador Zelada, viniendo a llenar un vacío y a proponer nuevas aristas investigativas sobre este trascendental tema, como fue la contienda que cambió la geografía de tres países.

Este libro se divide en cuatro grandes capítulos, estos son:

ARMAS DE PUÑO

Por “armas de puño” o también denominadas “armas cortas”, se entiende a todas aquellas que requieren sólo de una mano y de ningún otro apoyo para su operación. Dentro de este concepto están comprendidos los revólveres y las pistolas. Durante la Guerra del Pacífico, primaron fundamentalmente los revólveres, en diversos calibres, modelos y sistemas, coexistiendo cartuchos de fuego de espiga, de fuego anular y de fuego central. Asimismo, encontramos proyectiles con cartuchos donde sus componentes venían por separado, con aquellos “integrados” o “unidos”, donde la carga propelente, el proyectil y el fulminante, formaban un solo cuerpo.

ARMAS LARGAS

Se entiende por “armas largas” o “armas de hombro”, aquellas que para su funcionamiento, requieren que el tirador use ambas manos, además de necesitar que se otorgue el sostén de la misma, normalmente apoyadas en el hombro del soldado. En la antigüedad y dado que su nombre deriva de la palabra “rifling”, se usaba indistintamente para armas largas civiles y militares. Las carabinas son “fusiles” más cortos, normalmente diseñados para un empleo más expedito, por parte de la Caballería y la Artillería. El último tercio del siglo XIX mostró avances significativos en materias de armas y la Guerra del Pacífico permitió ver todo el amplio espectro de los cambios tecnológicos.

AMETRALLADORAS

Si bien las armas de varios cañones no eran una invención nueva, la capacidad de poder disparar varios tiros, en rápida sucesión, no se materializó en forma eficiente hasta la década de 1860. Su aparición en el campo de batalla modificó para siempre las tácticas vigentes. Inicialmente fueron consideradas como un arma de Artillería. Los militares de la “vieja escuela” no les tenían gran aprecio ni confianza. Durante la Guerra del Pacífico, se verificó un uso intenso por parte de las Marinas de Chile y Perú y en lo que respecta a las fuerzas terrestres, fueron los aliados quienes sacaron mejor provecho de ellas; quizás porque les correspondió encarar acciones defensivas, donde empleadas desde posiciones de fuego preparadas con antelación y más bien inmóviles.

OTRAS ARMAS

Dada la multiplicidad de armas empleadas, fundamentalmente por el lado de los aliados, existieron algunas cuyo impacto fue muy poco en comparación con otras armas. Aquí encontraremos desde escopetas hasta ametralladoras, pasando por ciertos ingenios explosivos, considerados en ese entonces, como poco “honorables” y acreedores a todo tipo de reproches, incluso morales.